La barca solar en el arte del Antiguo Egipto

g-canoarealegipcia

Equipo AdARQUA


Las embarcaciones han sido uno de los elementos básicos en el desarrollo y evolución de la civilización egipcia. Ampliamente utilizadas en la vida diaria por las especiales características geográficas del territorio, dieron el salto al ámbito del Más Allá convirtiéndose en vehículos para la divinidad a la vez que sirvieron de transporte a los difuntos en su paso al otro mundo.

Las representaciones de embarcaciones abundan en todas las épocas históricas del arte egipcio en una gran variedad de formas como decoración cerámica, grabados rupestres, mauqetas o pinturas.

No hay que perder de vista la fuerza simbólica de las barcas en la Antigüedad, sobre todo si pensamos que, por lo general, las cosmogonías de las culturas más antiguas coinciden en  que en un principio no había más que agua, entendida ésta como una masa líquida y amorfa en la que residían las fuerzas enfrentadas de la creación y la destrucción.

La barca es el medio en el que se apoyan muchas creencias de la Antigüedad. Algunos ejemplos los encontramos en los diluvios, la barca vikinga que albergaba el cuerpo del difunto como vehículo funerario, o el mito de Caronte, donde el barquero pide un óbolo para transportar al muerto, frente al barquero egipcio, que exigía que el difunto fuera puro de corazón y que conociera su nombre además del de todas las partes del barco… Eran la expresión metafórica del camino, especialmente de la fase intermedia entre la muerte y el posterior renacimiento, y servían de este modo como símbolo de transición y salvación.

Desde el punto de vista religioso y funerario, las embarcaciones eran consideradas indispensables para la supervivencia del muerto. Maquetas de embarcaciones se enterraban con el ajuar del difunto para que éste pudiera hacer uso de ellas durante su tránsito y estancia en el otro mundo.

Ya en el periodo tinita (3000-2686 a.C) se excavaban en las las inmediaciones de las mastabas reales fosas para albergar las embarcaciones que permitirían al rey navegar rumbo al más allá.

Tanto las embarcaciones como la navegación en general son citadas con frecuencia en los textos religiosos más antiguos, los Textos de las Pirámides, pertenecientes al Reino Antiguo. Muchas de las fórmulas que contiene el denominado Libro de los Muertos están dedicadas a las barcas.

Con el paso del tiempo, los barcos que surcaron el Nilo fueron perfeccionándose y diversificándose. Sin embargo, los barcos que se relacionan con las funciones funerarias y religiosas son siempre papiriformes a lo largo de toda la historia egipcia, manteniendo el modelo originario, aunque introduciendo importantes variaciones en su decoración.
Extraído de “La Barca Solar en el Arte del Antiguo Egipto”. Jose María Benito Goerlich. Ars Longa nº18, 2009.

Publicar un comentario