Mitos y leyendas del Mar: El Batir del Océano

batir-el-oc-C3-A9ano

Equipo AdARQUA

El avatar Kurma de Visnú, sumergido sosteniendo la montaña Mandara, durante el Samudra manthana, la serpiente Vasuki está enroscada y es tirada por los dioses (orilla izquierda) y por los demonios (orilla derecha); ca 1870, Uttar Pradesh (India).

 
Este mito, uno de los mitos fundamentales del hinduismo, se encontró por primera vez en los Brahmanas y está muy extendido en los Puranas. En sánscrito se llama samudra manthana (batido del océano). La versión que tratamos aquí es una forma condensada en el Mahabharata (una de las dos grandes epopeyas en sánscrito compuestas entre el IV a.C y el IV d.C), y se centra en la obtención del elixir de la inmortalidad.

Al principio de los tiempos los deva (dioses) y los asura (demonios) eran todos mortales, y luchaban entre ellos por el dominio del mundo. Los deva, debilitados y vencidos, solicitaron la ayuda de Visnú. Y reunidos en el monte Meru, reflexionaron sobre cómo obtener el elixir de la inmortalidad. Visnú propuso a los Devas que batan el océano con ayuda de los asura para extraer la amrita (el néctar de la inmortalidad’).

Fueron al monte Mandara, lo arrancaron y colocaron en el lomo de la tortuga  Kurma (un avatara del mismo Visnú), y utilizaron la serpiente Vāsuki, el rey de los Naga, para poner la montaña en rotación de manera que batiera el océano.  Los asuras y los devas sujetaron los extremos de la serpiente y dieron vueltas al monte Mandara, de modo que sus árboles se incendiaron con la fricción. Aunque las llamas fueron apagadas, la savia de las plantas fluyó hasta el océano donde se transformó en leche y después en mantequilla. Los dioses siguieron batiendo y así surgieron el Sol, la Luna, la diosa de la fortuna, otros tesoros, el veneno, y, al final, el divino médico Dhanvantari con el elixir. En cuanto los asura vieron la copa con néctar se precipitaron sobre él antes de que los deva pudieran intervenir. Visnú se transformó rápidamente en Mojiní, la mujer más bella del mundo; los asura quedaron extasiados y paralizados, momento que aprovechó Visnú para quitarles la copa y dársela a los deva. Los devas, convertidos ahora en inmortales, no podían ser vencidos y arrojaron a los asura a los infiernos. Sin embargo, durante la lucha unas gotas de amrita cayeron sobre cuatro lugares de la India: Nasik, sobre el río Godavari; Shipra (en Uyyain); Jariduar (sobre el río Ganges) y Praiag (Allahabad).
Estas cuatro ciudades, bendecidas por el néctar se convirtieron en los cuatro lugares de peregrinación donde se celebran las concentraciones denominadas Kumbhamela.

El batido del océano es la imagen clásica de la creación por medio del caos: la ruptura de la serenidad de las aguas primordiales. La dialéctica simbólica básica es la de los líquidos, el agua neutral que es transmutada en varios elixires: humano (leche), ritual (mantequilla) y divino (ambrosía). Así como el inverso de todos los elixires, el veneno.

 

Publicar un comentario