El Arte y El Mar: La americana que se enamoró del mar

Charcoal


Ana Parres 

 

El trabajo de MaryBeth Thielhelm es una concentración de experiencias en diferentes mares del mundo. La fascinación marítima de esta americana de Connecticut criada en Arabia Saudí,   le ha llevado a pintar durante casi ocho años lo que ella llama el poder “elemental, incontrolable e ilimitado del océano”. Esta obsesión comenzó cuando tempranamente se traslado cerca del mar Persa y descubrió su color y su luz grisácea. El mar árabe, el de Santorini y de Maine si citan una y otra vez en cada una de sus obras.

Charcoal Sea. Óleo sobre lienzo 

Fue al mudarse de nuevo a los Estados Unidos cuando redescubrió el Atlántico y se hizo necesario para ella expresar esa obsesión de alguna manera. La artista no mira al océano para pintarlo, ella lo recuerda, lo huele, lo escucha e incluso lo siente chocar debajo de su casa en un palafito. Une todas las imágenes de los mares que han pasado por su vida en una sucesión de olas que aparecen como golpes en el lienzo. Como confirmó ella misma,  su principal objetivo es expresar en una única  imagen  el enfrentamiento de las dos caras de una verdad universal: la tranquilidad del mar y su crudeza,  su  belleza y su brutalidad y el silencio y su explosión de sonido. 
 Forest Sage Sea. Óleo sobre lienzo 
Los soportes que utiliza son clásicos, pero a la vez renovados. Paneles de abedul con sustancias acrílicas que le ayudan a conseguir una superficie aterciopelada para sus pinturas y materiales no tóxicos y ecológicos para crear sus grabados al sol mediante fotografías. Los grises  son su mar Atlántico, los verdes esmeraldas son sus aguas persas, la paleta de azules su Grecia y los salmones son su contraposición al agua, que en su imaginario artístico no es otra cosa que la arena de los desiertos.  
White 0811. Óleo sobre lienzo 
Además de la importancia personal que tiene el mar en la vida de la artista, esta hace una reflexión en sus obras sobre el valor medioambiental y político del agua. Porque además de considerarlo un nexo imprescindible en su historia considera que al agua es un bien preciado que tendemos a olvidar. Un bien que un futuro,  podría provocar guerras. 

Deep Blue Sea. Grabado solar
Coral Sea.  Grabado solar
 La artista consigue trasmitir una visión profunda del mar y de los detalles que parecen envolverse en cada una de las olas de su obra. Siempre hace referencia a aguas conocidas pero construye la idea  logrando  el difícil equilibrio entre la noción romántica del mar que da vida y el mar que  la quita. Tal vez por ello, no busca un nuevo tema para sus obras. El mar está repleto de significados todavía por descubrir. Significados sin réplica. Significados inagotables.
MaryBeth Thielhelm actualmente vive y trabaja en New York.

Publicar un comentario